Ntra Sra de Lourdes para Chicos

La noticia de lo sucedido en Lourdes corre de pueblo en pueblo y sus alrededores. Los más humildes la creen y la envidian, mientras algunos se burlan.

La tercera aparición fue el 18 de febrero y , por encargo de algunas personas, ofreció papel y pluma a la Virgen para que pusiera el nombre y lo que deseaba. Pero ella se limitó a sonreír, mientras le dijo: "Lo que tengo que decir, no es necesario que se escriba. Quiero que vuelvas aquí durante quince días"

Bernardita asintió muy contenta y la Virgen añadió: "Te prometo que te haré feliz, pero no lo será en este mundo, sino en el otro..."

Bernardita, siguió acudiendo a sus citas con la Virgen, y cada vez la acompañaban más curiosos hasta que las autoridades comenzaron a preocupares y quisieron hacer que Bernardita confesara que había sido una broma y un engaño inventado por ella y sus amigas. Un día la llamaron y habiendo concurrido con su padre, el comisario la interrogó largamente sin conseguir que la niña se retractara de lo que venía diciendo. El dice que si no confiesa la verdad será encarcelada con toda su familia. Bernardita contesta llorando: "Solo digo la verdad y no puedo decir otra cosa."

Por fin termina el comisario: "Vete a tu casa, pero no aprezcas más por Massabielle, o acabarás en la cárcel tú y los de tu casa".

Entonces el padre lleno de amor filial le dijo: " No tengas miedo, la verás y yo mismo te acompañare"

Volvió pues, tres días seguidos: El sábado la Virgen le enseñó una oración que no reveló jamás. El domingo, primero sonrió, pero unos minutos después lloró, porque la señora con un rostro muy triste, le dijo: " Ruega a Dios por los pecadores"

La séptima aparición fue el martes 23 en la que tuvo un éxtasis que duró una hora. La gente que la acompañaba ve como Bernardita, habla y escucha, pero no entienden lo que le da a conocer la Señora.

La octava, el miércoles 24, después de la primera sonrisa, vieron como se entristeció y lloró.

La novena fue el jueves 25, mientras estaba extasiada, la gente ve como se levanta y va un poco mas allá donde escarba un poco y empieza a manar agua sucia con la que Bernardita se lava y después bebe. Al momento empezó a manar un chorro de agua milagrosa, que aún hoy sigue manando y dando la salud a cuantos le toman con fe.

Ese día recibe de la misma Virgen el encargo que se construya una capilla en aquel lugar.

Bernardita fue a hablar con el Sr. Cura y le dijo: "La Señora que he visto en la gruta, me ha encomendado que le diga que desea que se construya allí una capilla"

El cura le preguntó: " Y, ¿quien es esa Señora?, ¿Te ha dicho su nombre? ¿Es acaso la Santísima Virgen?. Pregúntale quien es y como se llama. y si quiere que yo le crea dile que haga florecer el espino de la cueva como lo hizo en Guadalupe"

Bernardita se va triste porque el cura no le cree; y si ni el cura ni las autoridades no le creen ¿como hará la capilla?...

AnteriorAnterior

 

SiguienteSiguiente